domingo, 23 de julio de 2017

REZANDO VOY, S.j Día 24 de julio

17-5TO-16-1L-A.mp3

EVANGELIO DE SAN MATEO 12,38-42.

Ex 15,1-2.3-4.5-6



CON AMOR BENEVOLENTE


NO QUEREMOS...

PEQUEÑO REBAÑO


Me ha impresionado. Un misionero que ha estado en el Japón muchos años. Y su labor ha sido acompañar a una comunidad de 10 personas. El tiempo lo ha dedicado a recoger cartones por la calle y enviar el dinero a Filipinas para los empobrecidos. Asimismo recogía muñecas y juguetes. Y ha estado muchísimos ratos entrenando al fútbol a los chavales de colegios. Y haciéndoles magia. Eso sí, que en cada sesión lanza un mensaje de Jesús

Me hace que pensar. Dice el evangelio que no importa el número. Que no tratamos de conquistar personas, fieles para nuestra causa. La verdad que merece la pena pensarlo. Yo estoy en unos pueblos de 50 y 200 habitantes. Y lo más importante: “estoy”.

PALABRAS


No las palabras vacías,
engañosas, distractivas;
las que envenenan,
o las que envuelven.
No las disfrazadas 
ni las malintencionadas.
Tampoco las lisonjeras,
los falsos halagos
ni las vanas promesas.
No la mentira a la carta,
el “sí” que es un no,
o el “te quiero” sin ganas.

Sí la Palabra.
De carne y vida,
de sangre latiendo
con fuerza, 
por las venas del mundo.
Palabra hecha gesto,
hecha obra, 
hecha entraña
Palabra de Dios,
convertida, 
en nosotros, en eco
que retumba 
en cada rincón de la tierra.
Palabra crucificada
por alzarse contra lo injusto,
lo abusivo, lo indigno.
Palabra eterna,
por amor,
resucitada.